Mi nombre es Lourdes, Mi Cabra Vegana. Este proyecto de vida nació al poco de descubrirme explotadora de los demás animales, lo que como feminista con gran conciencia de clase produjo un cataclismo en la manera de entender el mundo y de organizar mi pensamiento, y mi acción. Si en el verano de 2014 inicié la transición al veganismo, en otoño empecé a pensar la manera de construir un altavoz desde el que lanzar el mensaje antiespecista, que no es otra cosa que la justicia entre todos los animales, humanos y no humanos. Fue así como nació, el 19 de julio de 2015, Mi Cabra Vegana, un espacio seguro, libre de agresiones y agresores, un lugar de encuentro, de camaradería, de ayudarnos y crear manada. Un faro en este mundo gobernado por la injusticia del capitalismo.

Ahora, casi seis años después, doy el salto a la exclusividad de la tienda online cumpliendo mi sueño: vivir cerca del mar. En este tiempo he aprendido, he conocido a un montón de activistas maravillosas, en su inmensa mayoría mujeres, a las que admiro profundamente y por las que siento gran respeto. Especial mención a las responsables de santuarios, protectoras y refugios antiespecistas. Con ellas en mi mente surgió Vegan Street Madrid en 2017, que continuó los dos años siguientes, hasta que la covid lo trastocó todo.

Vegan Street Madrid es un evento no comercial feminista y antiespecista, interseccional, que organizamos en el barrio donde estaba la tiendecita, donde todo, absolutamente todo, se enfocaba a que los santus, protes y refugios se diesen a conocer y conseguir, así, difusión y fondos para sus proyectos. Proyectos que son sostener la vida. Rescatar, rehabilitar y proteger a las víctimas del especismo antropocéntrico: los demás animales.

Estos casi seis años han dado para asistir a vigilias y darme cuenta que la capacidad de sentir dolor, miedo, asco y vergüenza son infinitas. Han dado para participar en Noviembre Antiespecista, el colectivo que organizó la Manifestación Antiespecista de Madrid en 2018, 2019 y 2020, este último año ya dando las compañeras el puñetazo sobre la mesa frente a los agresores y agresiones fascistas, machistas, racistas, homófobas o supremacistas que campan a sus anchas en el movimiento por la liberación animal y con la firme convicción de expulsar a estos elementos que solo restan y espantan. Han dado para posicionarme siempre con las víctimas, porque Hermana, yo sí te creo, y juntas somos invencibles.

Mi nombre es Lourdes, Mi Cabra Vegana. Bienvenida a mi tienda online. Hasta que todas seamos libres.

A mi madre.

Marzo 2021