Desde el punto de vistal nutricional, la Harina de Garbanzo presenta propiedades similares a los garbanzos; es decir, un alimento muy rico en proteínas, hidratos de carbono, fibra, minerales y vitaminas.

Ingredientes harina de garbanzo*. 
 
Puede contener trazas de gluten, sésamo, soja y frutos secos. 
(*)=De cultivo ecológico.
 
Modo de empleo ideal para usar como sustituto del huevo, mezclándola con agua hasta conseguir una textura cremosa, un poco más espesa que el huevo batido.
 
Conservación Conservar a temperatura ambiente, en un lugar fresco y seco protegido de la luz
 
Aval Ecológico SOHISCERT
 
Peso Neto 500 g
 
INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR 100g DE PRODUCTO
Valor energético 1498 kJ/355 Kcal
Grasas 5,4 g
Saturadas 0,55 g
Hidratos de carbono 48,6 g
De los cuales azúcares 4,48 g
Fibra 12,5 g
Proteínas 21,87 g
Sal <0,010 g
199
8 Artículos

Ficha de datos

Gluten
No contiene gluten
Azúcar
no contiene azúcar
Soja
no contiene soja
Tipo de producto
No Refrigerado.

Opiniones

Sin opiniones por el momento

Escribe tu opinión

Harina de Garbanzo bio El granero integral 500g

El ingrediente fundamental de las tortillas vegetales. Sustituto del huevo que aporta proteínas sin necesidad de explotación ni sufrimiento de animales no humanos. Uno de los principales atractivos de esta harina es su textura cremosa al mezclarla con líquidos, y su poder aglutinante en la cocción.

Aquí tienes una de las recetas más increíbles de tortilla de patata que he probado nunca.

Ingredientes:
4 patatas grandecitas
1 cebolla
4 cucharadas de harina de garbanzo
1 cucharada de harina fina de maíz
1 cucharadita de café de sal rosa del himalaya
1/2 cucharadita de café de sal negra del himalaya (Kala namak)
100 ml de agua
Unas gotas de vinagre de manzana
Aceite de oliva

Primero pelamos y cortamos bastante finas las patatas. Cortamos la cebolla en trocitos pequeñitos también. Echamos sobre la mezcla de ambas la cucharadita de café de sal y mezclamos.

En una sartén grande ponemos a calentar aceite de oliva. El suficiente para freír las patatas con la cebolla. Cuando esté caliente echamos la mezcla de ambas, las tapamos con una tapadera de sartén y dejamos que se hagan poco a poco con el fuego medio-bajo. De vez en cuando les vamos dando la vuelta con una espumadera.

En un bol grande mezclamos las 4 cucharadas de harina de garbanzo con la cucharada de harina de maíz fina. Ponemos la media cucharadita de café de sal Kala namak. Si no tienes esta sal puedes ponerle la sal rosa. La sal negra al tener alto contenido en azufre aporta sabor a huevo. Es un plus pero no es imprescindible. Añadimos el agua. Tiene que quedar una consistencia parecida a la del huevo. Y añadimos también las 6 o 7 gotas de vinagre de manzana. Batimos con la batidora para que no queden grumos de harina.

Cuando las patatas estén blanditas, las añadimos sobre nuestra mezcla de sustitución del huevo. Mezclamos bien.

En otra sartén más pequeña echamos unas gotas de aceite de oliva y lo calentamos. Cuando esté caliente echamos la mezcla de patatas y "huevo" que tenemos. Dejamos que se vaya haciendo poco a poco a fuego medio. Después de unos minutos le damos la vuelta y vemos como está quedando. Es difícil determinar los tiempos porque cada fuego o vitrocerámica calientan diferente. El punto es que quede bien cocida por ambos lados y doradita.

Una vez la tengamos a nuestro gusto, emplatamos y ¡¡¡a comer!!!

Escribe tu opinión

Recientemente agregado

También podría gustarte

Recientemente agregado

11 otros productos en la misma categoría: